YACÓN – Smallanthus Sonchifolius

DIABETES-colesterol-ANÉMIA-DIGESTIÓN-CORAZÓN-circulación-HÍGADO-pancreas-FERTILIDAD-ANTIOXIDANTE-PrOPIEDADES DIURÉTICAS-CONTROL DE PESO

El yacón es un tubérculo cultivado en zonas cálidas y templadas de la Cordillera de los Andes por su textura crujiente y sabor dulce propio. Aunque algunas veces es confundida con la jícama, el yacón es realmente un “pariente” cercano del girasol y el topinambur. Es un tubérculo comestible originario de América del Sur. Su apariencia es similar a la de una batata; está cubierto por una piel áspera, semi-gruesa y de color rojo-marrón. La carne del yacón es de color beige-naranja, tiene textura jugosa-crujiente y un sabor dulce que recuerda a otros alimentos, como la manzana, la sandía, la pera y el apio. Algunas variedades de yacón pueden tener piel y carne de color púrpura, rosado, rojo, naranja o amarillo, además de presentar ligeras diferencias en su sabor. La planta del yacón crece de 1.5 a 2.5 metros de altura; por lo general produce entre 4 y 20 raíces carnosas, fusiformes y tuberosas, que pueden alcanzar 25 cm de largo y 10 cm de diámetro. El tallo del yacón es cilíndrico y de color verde-morado. Sus hojas miden alrededor de 33 cm de largo y 22 cm de ancho, y sus flores varían de color naranja a amarillo brillante. El yacón es originario de América del Sur, donde fue una importante fuente alimenticia para los pueblos indígenas durante más de mil años. Varias leyendas locales cuentan que el yacón era muy utilizado por los mensajeros cuando tenían que realizar viajes largos, no solo por el aporte de energía sino también por su capacidad de hidratar el cuerpo.                                                                          
Este tubérculo se puede comer cocido o crudo; por lo general se usa para hacer jugos, almíbares, se tuesta, se hornea e incluso se fríe de forma similar a la patata. El sabor dulce de esta raíz comestible proviene de su alto contenido de fructooligosacáridos.                                                        Además de ser una fuente de alimento, muchas culturas han usado el yacón como parte de su medicina tradicional. Las grandes hojas del yacón son muy utilizadas para envolver ciertos alimentos durante la cocción. Se han encontrado restos de yacón en tumbas precolombinas en el Perú. La evidencia sugiere que la raíz de yacón podría haber sido utilizada como una ofrenda durante las festividades que celebraban a los antepasados fallecidos durante la era Moche de la historia inca.
Propiedades nutricionales del yacón: Los tubérculos del yacón están compuestos principalmente de inulina, fructooligosacáridos y agua. Eso lo convierte en un alimento extremadamente bajo en calorías, y significa que la mayoría de sus azúcares no son digeribles por el cuerpo humano (pasan a través del sistema digestivo, proporcionando sensación de plenitud sin agregar calorías o transformarse en glucosa).Aunque el yacón no es una fuente considerable de vitaminas y minerales, sí ayuda al cuerpo a mejorar la absorción de estos componentes a partir de otros alimentos. Sus nutrientes más destacables son la fibra, vitaminas como la vitamina A, la vitamina B1, la vitamina B2 y la vitamina C, y minerales esenciales como calcio, hierro, potasio, magnesio y fósforo.

     RECOMENDABLE PARA:

  • Ayuda a prevenir y tratar la diabetes
  • Favorece la pérdida de peso
  • Es rico en antioxidantes
  • Tiene efectos antiinflamatorios y anticancerígeno
  • Mejora la salud digestiva
  • Promueve la salud del corazón
  • Protege la salud del hígado
  • Mejora la densidad ósea
  • Tiene propiedades diuréticas
  • Previene la anemia
  • Aumenta la fertilidad masculina
  • Tiene propiedades antimicrobianas
  • Recupera la flora bacteriana en intestinos después de tomar antibióticos
  • Regula colesterol y triglicéridos
  • Desintoxica el organismo de las toxinas
  • Ayuda a reducir la inflamación (riñones, hígado, intestinos, vías urinarias
INFUSIÓN: Esta es otra forma popular de consumir yacón para mantener el azúcar controlado y mejorar la digestion.
JARABE: Tal y como indica su nombre, el jarabe de yacón es un edulcorante natural extraído de las raíces tuberosas de esta planta. Se le considera como un buen sustituto del azúcar, siendo especialmente beneficioso para las personas con diabetes.
MODO DE EMPLEO – LA INFUSIÓN:
3-10 gr. (1 cucharada sopera) de hojas, verterlas en 1litro de agua fría
y a partir del punto de ebullición dejar hervir a fuego lento durante
 5 – 10 minutos. Dejar reposar y colar
Beber 3 tazas de la infusión tibia entre comidas durante el día.
MODO DE EMPLEO – EL JARABE:
El jarabe de Yacón es la mejor alternativa endulzante baja en calorías
y con alto contenido de fructooligosacáridos. Tomar 1-3 cucharadas de té antes de comer o durante el día.
RECOMENDACIONES: 
¡No superar la dosis recomendada!
No debe substituir una dieta equilibrada ni un estilo de vida saludable.
El producto se debe mantener fuera del alcance de los niños
más pequeños.
YACÓN
hierba seca para infusión

JARABE DE YACÓN
250 gr.

100 % NATURAL